Cuida que las canciones no se conviertan en afirmaciones o un estilo de vida.

Ya sea para pasar un buen rato, para estar en ambiente o porque se oiga inofensivo, elegir lo que escuchas implica estar atento a no recibir la programación negativa que representan muchas de las canciones comerciales.


¡Pero si no tiene nada de malo cantar a todo pulmón las canciones de Jenny, de Juanga, y que decir de reggaetón! Es importante aclarar que escuchar música es increíble, pero adoptar los mensajes que envían los artistas es de cuidado.


Todo lo feliz que soy, y todo este grande amor,
Solamente con mi vida, ten mi vida, te la doy
Pero no me dejes nunca, nunca, nunca, te lo pido por favor
Porque más dinero mas problemas
Más dinero mas problemas
Más dinero mas problemas
Nadie sabe que pueda pasar
Como si de arriba me dieron demasiado
Como un regalo que no merecí
Como si jamás te me marcharás
Ojalá pudiese pedirte que ya
Por favor no crezcas más

La música y su efecto en el momento hace que uno no preste atención a lo que nuestros cerebros están procesando, adoptar, creer, asumir, etc. información y acciones donde la consecuencia es que se normalizan comportamientos que no significan progreso para las personas.

Hay estudios donde un alto porcentaje de las letras de las canciones evidencian violencia verbal, física y sexual, predominantemente del hombre contra la mujer. Eso sin contar la violencia hacia uno mismo.


Presta atención y cancela todo lo que no es tuyo. Disfruta, diviértete sin cargas negativas. 🙃



4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo