Miedo | Aniversario del mi despertar


Hace exactamente 12 años, un día como hoy a esta hora, estaría terminando la burocracia necesaria para levantar una denuncia contra quien o quienes resultaran responsables por el delito de privación de la libertad, evento que justo había ocurrido horas antes, durante una de las madrugadas mas largas de mi vida.


Lo interesante no es el morbo de lo que ocurrió, como lo viví, que pensaba o incluso que estaba ocurriendo a nuestro al rededor mientras, 3 personas nos obligaban a deambular por las calles de la CDMX sin rumbo alguno, entre bromas e insultos, sin si quiera imaginar que aquellos hombres "ordinarios" , pero en especial uno de ellos "El Monkey" se convertiría en uno de mis grandes maestros de vida sobre el miedo.


Esa noche, mi pareja y yo, habíamos decido salir de fiesta, eligiendo un restaurante como primer destino, donde pasamos un rato increíble, al termino de la fiesta, pedimos la cuenta, y de acuerdo a mis recuerdos, comenzamos a discutir ya que el había ofrecido a sus amigos que nosotros los invitaríamos, lo cual me pareció un abuso, pero sobre todo una falta de consideración para conmigo, ya que quien pagaría la cuenta sería yo. Salimos del lugar, y al subirnos al coche, rumbo a nuestra nuevo destino, todo el camino fuimos discutiendo por lo recién ocurrido.


Al llegar a nuestro destino, cerca de la 1 de la mañana, nos estacionamos y les llamamos a sus amigas para que nos abrieran, sin saber que se convertirían en testigos oculares de nuestra vivencia. Jamás nos percatarnos que un coche blanco se había estacionado justo detrás de nosotros y al bajarnos del automóvil (prestado además) nos amagaron , nos encañonaron, con armas de fuego obligándonos a subir en la parte trasera de nuestro mismo coche, subiéndose el Monkey con nosotros y dos sujetos más en la parte delantera, quienes arrancarían el auto.


Durante varias horas, sin poder observar el camino, destino, o incluso levantar la mirada, con una pistola apuntándonos todo el tiempo, recorrimos varios cajeros en la búsqueda de poder vaciar todas nuestras cuentas bancarias, pero quizás, lo que más impotencia y frustración generaba en mi, era el tipo de bromas que entre ellos hacían, quizás con la finalidad de ponernos mas nerviosos, tales como "Como se vería una bala en tu cabeza!", "Crees que alguien se de cuenta que estos niños fresas se murieron?" etc, durante las primeras horas, la cordura y sensatez me hacia permanecer callado, solo escuchando, quizás completamente resignado a la circunstancia que estaba generando, hasta que comencé a contestarles, de tal forma que el Mokey su puso nervioso, comenzando a presionar al conductor para que se detuviera y nos dejarán en algún sitio. El conductor, comenzó a maniobrar hasta entrar a un callejón, apago el coche, salieron del coche cortando cartucho, amenazándonos que si volteábamos o los seguíamos nos matarían y los tres salieron corriendo con las llaves del auto en la mano, no recuerdo con exactitud cuanto tiempo paso, debieron de haber sido de 10 a 15 min en un silencio sepulcral mientras mi pareja lloraba, cuando me pareció el tiempo suficiente, salí en búsqueda de ayuda corriendo.


Durante todo el proceso siguiente, diferentes personas, profesionales en temas legales, me aconsejaron que no levantará una denuncia, y mucho menos que le diera seguimiento a esta por las consecuencias que esto podría traer a mi vida y familia, a lo que siempre respondí, y hoy lo sigo creyendo: "Si quiero vivir en un México diferente, debo estar dispuesto a ser parte de esa diferencia, aun cuando eso me traiga consecuencias las cuales abordaré siempre consciente de cual es la intención real de hacerlo"


El miedo, es algo inherente a la vida, sin el no podríamos sobrevivir, de hecho, el miedo es una de las mejores herramientas heredadas de nuestros antepasados, para incluso sin saber que corremos peligro, nuestro cuerpo pueda reaccionar ágilmente para el aseguramiento de tu vida. Si embargo, muchas veces, permitimos que el miedo no solo se vuelva una señal de alerta, y se apodere de nuestra pensamiento y con ello de nuestras acciones, impidiéndoos día con día construir la realidad que queremos vivenciar...


Sin duda, desde aquel momento, hasta el día de hoy, estoy eternamente agradecido con el "Monkey", ya que quizás, sino hubiera sido por él, jamás hubiera despertado del sueño aletargado de mi miedo por sobrevivir, recordándome que el único que puede elegir como vivir mi vida soy yo!

51 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo